La revolución fotovoltaica

Lun, 17/06/2013 - 07:36 -- Expresiona
La revolución fotovoltaica

El principio fotovoltaico es tan antiguo como lo teoría de la relatividad y fue Einstein quien presento los Cuantos de luz como fuente energética. Un siglo de desarrollo científico y tecnológico, pero fuente tan solo en la primera década del siglo 21 cuando ocurrió la verdadera revolución.

Antecedentes

En los albores de la generación eléctrica utilizando el principio fotovoltaico, solo se utilizó en satélites artificiales y como fuente de energía en lugares inhóspitos en antenas de comunicaciones. Lentamente las mejoras tecnológicas para su producción permitieron reducir su costo.

En las ultimas décadas del siglo 20 surge una imperiosa necesidad por detener el cambio climático y la salvaje emisión de CO2. En ese momento la principal fuente para generación eléctrica era la utilización de combustibles fósiles, métodos rápidos de poner en producción y era en ese entonces la única forma de poder satisfacer la alta demanda energética.

La energía nuclear parecía ser una solución, esta para sus promotores resultaría energía limpia y barata. Los incidentes como los de Chernóbil y Japón han demostrado que no solo NO es limpia si no que también es susceptible de crear inmensos desastres ecológicos.

Las ayudas gubernamentales

Europa por su geografía debía recurrir al uso de combustibles fósiles para su generación eléctrica pero a su vez al no ser un productor se le planteaban dos problemas,  el primero de ellos la alta emisión de CO2 y el segundo la dependencia para adquirir los combustibles fósiles (gas de Rusia y petróleo del medio oriente).

La Unión Europea fue en su momento, y aun lo es, comprometida con el tratado Kioto para frenar y disminuir las emisiones de CO2. Así nace en Alemania y España la iniciativa para subvencionar con ayudas estatales el precio de venta de la energía producida con recursos renovables (fotovoltaica y eólica). Estas ayudas no solo le dieron viabilidad financiera a la producción de energía fotovoltaica y eólica si no que también genera una nueva industria, las energías renovables. La generación de energía limpia a su vez despierta el interés en el sector financiero que descubre un sector con rentabilidad interesante en un mercado financiero inestable y con grandes sorpresas. Aritmética financiera simple, la energía eléctrica siempre se consume y su demanda va en aumento, su producción es predecible técnicamente y los contratos garantizan hasta 25 años.

La industria de paneles solares (fotovoltaica)

Iniciado el siglo explota una descomunal demanda de paneles solares, los principales productores en ese momento estaban en Asia. Las industrias deben recurrir a ampliar su producción debido al requerimiento de paneles solares para las plantas fotovoltaicas en Alemania y España. Despierta una industria que difícilmente estaba entrando al mercado, se perfecciona vertiginosamente su producción lográndose reducir los costos y aumentar la producción. China inicia su masiva producción y mejora su calidad, esto obliga a otros países productores a ser mas competitivos.

Aquí esta ya la revolución fotovoltaica

La competencia de oferta y demanda de paneles solares dispara la producción mundial y en 10 años ha evolucionado tecnológicamente lograndose el precio a la baja. Pasamos de 5 dólares por vatio en el 2000 a un dólar y con tendencias a seguir bajando. Es la revolución fotovoltaica. Hoy día es posible construir plantas fotovoltaicas y vender la energía sin subvenciones gubernamentales en el precio de venta de la electricidad. El sector financiero persigue proyectos de plantas fotovoltaicas por su estabilidad y rentabilidad. Los inversionistas se presentan de dos formas, como préstamo para su construcción, llegándose a ofrecer hasta el 100% del capital, y con la compra de plantas en operación por fondos de inversión. La energía renovable una estable y solida inversión-

Fotovoltaica en Suramérica, el gigante dormido

 Inicialmente fue Europa le sigue Estados Unidos y ahora los inversionistas están detrás de Suramérica. Paralelo al boom de la industria fotovoltaica en el mundo, en Suramérica ocurren grandes cambios políticos y económicos que han permitido ver en Suramérica nuevas economías emergentes, lo encabezan Brasil, Chile y Colombia. Sin embargo la producción fotovoltaica es casi inexistente. Aun no hay iniciativas de los países, pero los inversionistas ya tienen los ojos puestos y buscan plantas fotovoltaicas para comprar y/o financiar.